celiaquía

Es importante tener claro de qué estamos hablando cuando hablamos de celiaquía. La enfermedad celíaca (EC) o celiaquía es una enfermedad autoinmune crónica y multisistémica con base genética cuyo desencadenante es la ingesta de gluten.

¿Qué significa enfermedad autoinmune?

El sistema inmunitario es el que se ocupa de proteger nuestra salud evitando los daños que pueden producirnos agentes externos como virus o bacterias, por ejemplo.
Si se padece una enfermedad autoinmune, ese sistema inmunitario, por error, atacará a las células sanas de nuestro organismo y afectará a un órgano u otro dependiendo de la enfermedad que se trate.

¿Qué significa crónica y multisistémica?

La palabra crónico (del griego chronos, Dios del tiempo) se refiere al tiempo de evolución de una enfermedad. Por regla general se considera crónica una enfermedad que dura más de seis meses o, como en el caso de la celiaquía, es incurable.

Multisistémica define que no sólo afecta a un órgano concreto sino a varios o a todos.

Así pues, la persona celíaca, gracias a la predisposición que ha heredado de sus antecesores, padece una enfermedad incurable que le afecta a todos los órganos pero que se manifiesta en el intestino delgado, donde tienen su origen, y dependiendo de cada persona, en el intestino grueso, estómago, etc...Los síntomas son falta de apetito, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, fatiga, pérdida de peso, distensión abdominal, pérdida de masa muscular y hasta alteraciones del carácter como irritabilidad, apatía, tristeza...

Dichos síntomas los provoca la ingesta de gluten que es la proteína que se encuentra en los cereales de secano, mayormente en el trigo pero tambien en la cebada, centeno, avena, espelta, escanda, kamut y triticale.

El gluten daña las vellosidades intestinales de los celíacos.

                                                                intestino normal-dañado

En esta imagen podemos apreciar los efectos que tiene el gluten sobre las vellosidades existentes en la mucosa del intestino y que son las que se ocupan de absorber los nutrientes de los alimentos que tomamos.

El de la izquierda es un intestino normal y el de la derecha es un intestino afectado por la EC en el que han desaparecido las vellosidades a causa de la ingesta de gluten.

En España hay unas 400.000 personas afectadas por esta enfermedad, cifra que aumenta en un 15% anual y a la que habría que añadir las que están sin diagnosticar que se estima que sean el 75% de los que la padecen. No tiene tratamiento y la única manera de evitar las consecuencias de la misma es llevar de por vida una dieta estricta si gluten.

La celiaquía no tiene grados pero sí que hay tipos distintos dentro de la misma enfermedad. Vamos a ver cuales son:

- Clásica o sintomática: La más habitual y con los síntomas que hemos descrito antes.

- Subclínica o asintomática: Las vellosidades están dañadas a causa del gluten pero no presenta síntomas.

- Potencial: Con genética positiva y también anticuerpos en sangre, no presenta daños en la mucosa intestinal.

- Refractaria: A pesar de la dieta sin gluten el intestino no se recupera con normalidad.

- Latente: Con antecedentes genéticos, sin trastornos a pesar de estar diagnosticados, con el tiempo suelen presentar los síntomas.

Hay muchos mitos alrededor de la EC que llevan a errores a la hora de actuar cuando tenemos cerca personas que la sufren.

Uno de los más comunes es pensar que por tomar un poco de gluten no pasa nada. Sí que pasa, el daño intestinal es el mismo aunque no se sufran de inmediato los síntomas.

La celiaquía se puede curar con los años. ¡¡Error!! Con la dieta estricta sin gluten conseguiremos que el intestino se recupere y los síntomas desaparezcan pero eso no significa que estemos curados.

Que todos deberíamos comer sin gluten es tambien un error. El gluten sólo afecta negativamente a quienes están dignosticados con EC.

Que la dieta sin gluten ayuda a adelgazar no es cierto, de hecho todos los productos elaborados con harinas sin gluten llevan muchas más grasas y azúcares para conseguir la misma esponjosidad que sus equivalentes con gluten.

Que en los restaurantes no hay problema ya que informan de los alérgenos de sus platos es así pero no suficiente para un celíaco ya que tiene que asegurarse de que no ha existido contaminación cruzada en la elaboración de dichos platos.

En España existe FACE, Federación de Asociaciones de Celíacos de España, que coordina la labor de las asociaciones de celíacos de cada comunidad autónoma donde se ejerce una labor encomiable para ayudar a los afectados por la enfermedad, impartiendo talleres de cocina, charlas informativas y ofreciendo toda la ayuda que se necesita, sobre todo al principio, para adaptar el funcionamiento cotidiano a esta nueva etapa sin que esa transición resulte traumática para el afectado ni para su entorno.

Tu Herbolario Virtual también sin gluten