cólon

Prebióticos y probióticos son dos palabras muy parecidas que guardan relación directa con el funcionamiento de nuestro intestino grueso y que pueden llevarnos a error a la hora de identificar cada definición. Vamos a aclararnos.

Cuando hablamos de prebióticos nos estamos refiriendo a unos hidratos de carbono concretos que están presentes en la fibra de determinados alimentos, siempre de origen vegetal. Estos hidratos, como inulina, fruto y galacto oligosacáridos (estos últimos están presentes en la leche materna), no son digeribles y una vez que llegan al intestino y precisamente por no digerirse, fermentan y sirven de alimento a las bacterias beneficiosas que "viven" en esa zona de nuestro organismo.

Por esta premisa, los alimentos ricos en fibra son los que más prebióticos van a aportarnos, pero no cualquier tipo de fibra contiene prebióticos, sino la que tiene unas características especiales que son:

- que sea de origen vegetal

- que no sea absorbida por el aparato digestivo

- que fermente al llegar al colón

- que esta fermentación "alimente" a las bacterias existentes en nuestro intestino grueso, que son mayormente bifidobacterias y lactobacilos.

Los prebióticos son reguladores de multitud de funciones metabólicas por lo que su acción es beneficiosa en la prevención de infecciones intestinales, para mantener el nivel óptimo de glucosa en sangre, reducción de la grasa corporal, buen estado del sistema inmunológico, reducción del riesgo de padecer cáncer de cólon y en  todos los procesos relacionados con el correcto funcionamiento del intestino grueso y su fisiología.

¿Cuáles son los alimentos que nos proporcionan más prebióticos?

Que contengan inulina: plátano, alcachofas, achicoria, trigo, avena, cebada.

Que contengan fruto oligosacáridos: cebolla, ajo, espárrago, puerro.

La leche materna es la principal fuente de galacto oligosacáridos, ya que el intestino del bebe está libre de bacterias al nacer. La lactancia materna le aporta los prebióticos necesarios para que su organismo comience a funcionar de forma independiente con un sistema inmunológico fortalecido.

Otras frutas, la miel, la soja, otras legumbres, las patatas, los boniatos, tambien contienen prebióticos combinados.

Y por otra parte, los probióticos son microorganismos vivos que habitan en el intestino; bacterias o levaduras que aportamos a través de determinados alimentos, medicamentos o suplementos dietéticos. Los más frecuentes son Lactobacillus y Bifidobacterium.

Obtenemos de ellos beneficios inmunológicos ya que aumentan la producción de inmunoglobina y otras sustancias que actúan como defensas en el organismo y tambien obtenemos beneficios no inmunológicos ya que ayudan a digerir los alimentos, modifican el PH de la mucosa en la que habitan para crear un ambiente hostil para los agentes patógenos y aumentan la función de barrera intestinal.

Bioterapeúticos, bioprotectores y bioprofilácticos son imprescindibles para un correcto funcionamiento intestinal. Las características que debe cumplir un probiótico para que su actividad sea beneficiosa son:

Que sea capaz de atravesar la barrera gástrica para llegar al  intestino y colonizarlo.

Que "viva" de forma habitual en el intestino.

Que se reproduzca en un corto espacio de tiempo.

Que sea capaz de producir compuestos antimicrobianos.

El yogur cumple todas las condiciones necesarias para ser considerado un alimento probiótico. En general, todos los alimentos que han sido sometidos a un proceso de fermentación, veamos cuales:

- Los encurtidos como aceitunas y pepinillos. Al macerarlos en sal y vinagre aparecen levaduras y bacterias beneficiosas.

- El queso elaborado con leche cruda, ya que el proceso de pasteurización elimina bacterias.

- Kéfir, es un lácteo líquido fermentado cuyo contenido en probióticos es algo mayor que el del yogur y notablemente mayor la diversidad de microorganismos que aporta.

- El sauerkraut o col fermentada, alimento muy común en Alemania, suma sus efectos prebióticos por la fibra que aporta a los efectos probióticos de la fermentación.

- Tempeh o soja fermentada.

- Miso o pasta de arroz y soja fermentada.

- La kombucha y el kvass. Bebidas fermentadas procedentes del este de Europa.

Resumiendo todo lo que hemos visto, probióticos son los microorganismos vivos que actúan en el intestino y prebióticos son los que alimentan a esos microorganismos.

Cuando nuestro estado de salud es óptimo, el aporte a través de una alimentación variada será suficiente pero cuando estamos sometidos a tratamientos con antibióticos deberemos aumentar su ingesta con suplementos de los que te ofrecemos en Tu Herbolario Virtual.

probióticoscomprar