oerro y gato

Las mascotas son nuestros compañeros de vida. Si sois de los que siempre habeis tenido animalillos en casa sabéis perfectamente a qué me refiero. Esos seres peludos forman un vínculo afectivo tan fuerte con nosotros que podemos considerarlos uno más de la familia.

Si todavía no os habéis decidido pero os estáis planteando tener un perro o un gato, debéis tener en cuenta varios factores antes de elegir:

¿Cual me resultará más fácil de cuidar?

El gato, sin duda. Los felinos son animales muy independientes que no nos necesitan más que para que les proporcionemos comida y agua.

No tenemos que sacarles a pasear regularmente.

No tenemos que bañarles ya que se limpian ellos; pueden pasar varias horas al día dedicados a acicalarse. La superficie rugosa de su lengua arrastra la suciedad que puedan tener en el pelo. En el caso de que salgan a la calle, si vivimos en una vivienda de planta baja podrían necesitarlo esporádicamente pero no es  una de sus necesidades. Sí que deberemos tener una bandeja con arena para que hagan sus necesidades, que aprenden  a utilizar muy rápido, y mantenerla limpia ya que si la encuentran sucia lo más seguro es que dejen de utilizarla y ensucien el suelo de alrededor.

Comen menos. La ración diaria que necesitan es pequeña y  se la podemos dar una vez al día o repartirla en varias veces.

Podemos dejarles solos en cortos períodos de tiempo si sus reservas de comida y agua están resueltas. Esto nos da mucha libertad de movimiento que con un perro no tendremos, tendríamos que levarle a una guardería o llevarle con nosotros y hay situaciones en las que es imposible.

Un perro nos mantiene mucho más "atados" a sus cuidados. Tenemos que sacarle a pasear tres veces al día para que haga sus necesidades y para que haga ejercicio.

Deberemos bañarle regularmente para mantener su pelaje limpio.

Comen más. Esto tambien dependerá del tamaño del perro, no es lo mismo un chiguagua que un mastín, evidentemente.

Sin embargo, en cuanto a la educación, es más fácil enseñarle pautas de conducta a un perro que a un gato. Los perros son más inteligentes. Diferentes estudios han demostrado que los perros tienen el doble de neuronas en el cortex cerebral. Con paciencia, al perro podemos enseñarle "trucos" con la motivación de una recompensa; al gato, podremos quitarle malas costumbres si hacemos que las relacione con cosas que son desagradables para él, como por ejemplo mojarle con una pistola de agua cuando se sube a un mueble al que no queremos que se suba.

Y donde hay mucha diferencia es en la relación de ambas especies con nosotros, los humanos. El perro tendrá unos lazos emocionales muy fuertes con su dueño mientras que el felino, no. Cuando el dueño sale de casa, el perro sufre estrés y episodios de ansiedad mientras que al gato le da lo mismo si el dueño entra o sale.

Un perro nos reconoce como su dueño, el jefe de su manada, superior a él y nos muestra su respeto. El gato nos ve como si fueramos otro gato, más grande pero en igualdad de condiciones.

Un gato es mucho menos sociable que un perro y más territorial. Aceptará compartir con nosotros el espacio común que es la vivienda pero no aceptará la llegada de otros animales, salvo que ya estuvieran desde cachorrito. Así que desechemos la idea de traer otro gatito para que le haga compañía porque máss que un favor, le hacemos una faena. Se sentirá invadido en su territorio y sufrirá estrés y ansiedad.

Estamos hablando de perros y gatos que son las mascotas más comunes en nuestra sociedad pero hay muchas especies que optan a candidatas a vivir en nuestros hogares. En todos los casos y antes de decidirnos, es fundamental que nos informemos sobre las necesidades y comportamientos sociales del animal en cuestión para no caer en la personalización y pensar que tenemos un peluche que se mueve o, lo que es peor, ese hijo que no hemos tenido.

Cuando visites nuestra tienda, si tienes perro o gato, no olvides añadir a tu pedido un suplemento alimenticio para retrasar su envejecimiento, eliminar radicales libres y ofrecerle energía saludable.

antioxidante y energético comprar