LDL y HDL

Hemos oído hablar muchas veces del colesterol bueno y el malo pero no nos termina de quedar claro cual es la diferencia entre uno y otro y cómo influye en nuestra salud las cifras que nos dan los análisis de sangre en estos dos parámetros.

Primero vamos a ver la definición general.


El colesterol es un lípido esteroide que forma parte indispensable de la estructura de las membranas de las células, condicionando su permeabilidad. Tenemos la idea de que es una grasa y en realidad su apariencia se acerca más a la cera. Podríamos decir que es el material de "construcción" que utiliza el organismo para reparar los daños en las células, el "pegamento" que une las moléculas de la membrana que rodea la célula. Si tenemos en cuenta que el cuerpo humano se compone de células, apreciaremos la importancia vital de mantener niveles óptimos de colesterol. No es saludable tener esos niveles muy bajos.


¿Cuales son sus funciones?
   
- Mantener la estructura de las células en perfecto estado.
- Sintetizar en el hígado las sales biliares que participan en la digestión de las grasas.
- Ayudar en la formación de hormonas  sexuales: progesterona, estrógenos y testosterona.
- Ayudar en la formación de  las hormonas corticoesteroidales: cortisol y aldosterona.
- Precursor de la vitamina D.


¿Cómo producimos colesterol?


El 75% lo producimos en el hígado y el otro 25% proviene de los alimentos que ingerimos.
Por otra parte, el cerebro produce su propio colesterol para mantener vivas y sanas las neuronas. Esta función es importantísima ya que , como material de construción y reparación, el colesterol actúa en la parte exterior de la membrana de la neurona como si fuera el aceite lubricante que la mantiene en perfecto estado para que reciba la información  exterior y su almacenamiento, es decir, la memoria.
Las investigaciones sobre el Alzheimer y la demencia han demostrado que en estas patologías se dan niveles de colesterol por debajo de lo normal.

Los tipos de colesterol.


En realidad no son tipos de colesterol, sino medios de transporte del colesterol  que trabajan de distinta manera.

El colesterol LDL, siglas del inglés Low Density Lipoprotein o lipoproteínas de baja densidad, que es el que llamamos “colesterol malo”, en realidad lo que hace es transportar el colesterol fabricado en el hígado a las células de todo el cuerpo . Si el nivel de esta lipoproteína es muy elevado, puede hacer que el colesterol se deposite y acumule en las paredes de las arterias lo que puede provocar arterioesclerosis y problemas cardiovasculares por la obstrucción de dichas arterias.

El colesterol HDL siglas del inglés High Density Lipoprotein o lipoproteínas de alta densidad, que es el que llamamos “colesterol bueno”, en realidad lo que hace es recoger el colesterol que nuestro organismo no utiliza para devolverlo al hígado y eliminarlo a través de la bilis. Si el nivel de esta lipoproteína es elevado, no permitirá que se deposite el colesterol en las paredes de las arterias y nos protegerá de las enfermedades vasculares, de ahí que le llamemos bueno.

                                                         colesterol


¿Cómo lo medimos?


A través de un análisis de sangre.


Las cifras adecuadas que nos dan los médicos son estas aunque hay distintas opiniones al respecto, pues cada vez se están bajando más esas cifras y por lo que hemos visto antes, unas cifras demasiado bajas podrían acarrear otro tipo de problemas.


- Colesterol Total, no superar los 250mg/dl
- LDL o malo, no debe de ser mayor de 130mg/dl
- HDL o bueno, no debe de ser menor de 40mg/dl


En cualquier caso, estas cifras son indicativas ya que será nuestro médico de familia el que valorará nuestro estado general y circunstancias de salud.

Con toda esta información que hoy hemos compartido con vosotros, podemos establecer nuestro propio criterio y actuar, siempre dejándonos guiar por nuestro médico.


Si nos enfrentamos a cifras muy altas de colesterol debemos observar los niveles de HDL y LDL para establecer una línea de actuación. No caigamos en la idea de bajar la cifra como sea porque tal vez no sea eso lo más apropiado. Los últimos años ha habido una tendencia general en la medicina tradicional a recetar estatinas  para bajar el colesterol y se ha comprobado que los efectos secundarios de estas sustancias son mucho más peligrosos que el colesterol en sí.
Debemos hacer una valoración de como estamos de salud en general, pues si nuestro organismo está sufriendo un daño a nivel celular fabricaremos colesterol para reparar ese daño y eso es bueno. Tambien debemos observar si los niveles de HDL están muy por encima de lo normal. Eso tambien sería bueno y le quitaría importancia a una cifra del colesterol general que esté por encima de 200mg/dl.


Medidas como:


- hacer ejercicio regularmente

- llevar una dieta baja en grasas animales

- no fumar

- mantener un peso adecuado a nuestra edad y complexión

- tomar suplementos con eficacia demostrada, como la levadura de arroz rojo o cápsulas de omega3


van a hacer que nuestro colesterol se mantenga en unos niveles saludables y se reduzca si es que está por encima de lo recomendable.

Hay una regla para medir en justo equilibrio los niveles que nos aporta el análisis de sangre que nos debe de servir para tener una visión real de nuestro estado:

TRIGLICÉRIDOS / HDL  =       DEBERÍA SER MENOR DE 2
COLESTEROL TOTAL / HDL  =  DEBERÍA SER MENOR DE 5

Si estamos dentro de esos márgenes no debemos preocuparnos en exceso aunque siempre debemos estar vigilantes y hacer análisis de sangre periódicamente.