barbacoa4

El verano es la época del año en la que más disfrutamos del aire libre y las barbacoas son uno de los alicientes para organizar una reunión con amigos o familia.

Esta parte social está muy bien pero tenemos que saber cuales son los riesgos para la salud de estas comilonas veraniegas tan divertidas.

Cuando cocinamos carnes a temperaturas muy altas, como es el caso de las parrilladas, se forman dos tipos de sustancias tóxicas y cancerígenas:

- Las aminas heterocíclicas

- Los hidrocarburos aromáticos policíclicos.

La creatina que contiene la carne se convierte en aminas heterocíclicas si la cocinamos en exceso. Ese churruscado casi carbonizado que adquiere la chuleta o la salchicha en la parrilla dispara la concentración de estas sustancias cancerígenas.

La otra sustancia tóxica, los hidrocarburos aromáticos policíclicos, se producen al quemarse la grasa que va cayendo sobre las brasas y que impregna la carne con el humo que sube.

Está claro que no vamos a renunciar al placer de una buena parrillada veraniega pero sí que debemos conocer los riesgos para minimizarlos con sencillos gestos que nos permitirán disfrutar sin comprometer nuestra salud. Estos son nuestros consejos:

 

- Marinar la carne unas horas antes con vino tinto o cerveza. Los taninos del vino tienen un alto poder antioxidante, con esto haremos que se cree una barrera protectora. Tambien podemos marinarla con aceite de oliva o con una mezcla de vinagre y zumo de limón y mejor aún si a cualquiera de las mezclas le añadimos especias como pimienta, cúrcuma, pimentón, tomillo, ajo,...

- Mejor carne magra que embutido.

 

- Precocinarla antes al horno a fuego bajo o al vapor. Con esto conseguiremos que quede jugosa por dentro y al estar ya un poquito cocinada no tendremos que tenerla tanto tiempo en la parrilla.

 

- Separar la carne del fuego poniendo la parrilla a 10cm de las brasas como mínimo.

                                                                                                     barbacoa2

- Una opción muy interesante es poner la parrilla en vertical, seguro que lo habeis visto en los restaurantes argentinos.

                                          barbacoa3  

                  

 

- Dar la vuelta a menudo a las piezas para que no se chamusquen demasiado.

- Una vez fuera de la parrilla "rascar" y desechar las partes más quemadas.

- Optar por carnes blancas como el pollo, pavo, conejo, codornices,...

- El pescado tambien es una buena opción teniendo cuidado para que no se deshaga pues necesita poco tiempo para estar cocinado.

barbacoa_pescado

- Verduras como cebollas, calabacines, berenjenas o pimientos están muy ricas asadas al fuego. Combinadas harán que consumamos  menos cantidad de carne.

                                                                            barbacoa_verduras

- Las maderas que utilicemos deben ser limpias, sin pinturas ni barnices y sin resinas. La madera de pino, por ejemplo, tiene mucha resina.

- No utilizar gasolina o combustibles para encender el fuego.

- Otro detalle a tener en cuenta es no utilizar cepillos metálicos para limpiar las parrillas pues pueden desprenderse trocitos de metal y quedar enganchandos entre las varillas de la parrilla pudiendo pegarse a la carnes que asemos con el riesgo de ingerirlos y provocarnos heridas en el tracto digestivo o intoxicación por metal.

Una vez atendidos todos estos sencillos consejos sólo queda disfrutar de esa deliciosa barbacoa.